Entrenamiento del rendimiento, desarrollo de la fuerza y readaptación deportiva. El trabajo excéntrico es un concepto de entrenamiento y acondicionamiento físico basado en movimientos libres ejecutados de manera individualizada con distintas intensidades.

La principal característica radica en la resistencia inercial. En lugar de utilizar sobrecargas basadas en la gravedad (peso), se utiliza la inercia (resistencia al cambio de estado de movimiento). Al aplicar una velocidad ejercida en la fase concéntrica, se ofrece resistencia en la fase excéntrica del ejercicio.

Como variantes de cargas inerciales (comúnmente denominadas isoinerciales), se ofrece: discos inerciales y poleas cónicas. A partir de la variabilidad de estos elementos y los contrapesos de las masas, varian de manera rápida y sencilla la resistencia en el entrenamiento funcional, y así su gran variedad de aplicaciones y sus posibles progresiones.

Se basa en un volante de inercia cuyo eje está fijado a una estructura de soporte (disco inercial). Uno de los extremos de una cuerda de transmisión se enrolla alrededor de dicho eje o bien alrededor de una estructura cónica, mientras que el otro se fija a distintas piezas para ejercer la tracción.

Al tirar de la cuerda durante la acción concéntrica y, al finalizar la acción, la masa inercial sigue girando. Provoca que la cuerda siga enrollándose y el practicante debe ejercer una resistencia para desacelerar la masa inercial y frenarla. El desplazamiento angular de la acción excéntrica es menor y provoca que la sobrecarga excéntrica sea superior a la concéntrica.