Seleccionar página

¿Se nos va la bola? Pon un fitball en tu vida

Según Mediline, 8 de cada 10 personas tendrán dolor de espalda durante su vida. O sea, casi todos. Pon un fitball en tu vida y quedarás dentro de grupo de las dos personas que no lo tendrán. La postura estática es una de las causas más frecuentes que provocan ese dolor. ¿Y cuando estamos más horas sentados? , sí, en el trabajo. El trabajo es quién nos provoca la mayor parte de los dolores que sufrimos. Es muy “typical spanish” criminalizar el ocio y dignificar el trabajo. “Si estás bien para salir a pasear, estás bien para currar”, vox populi. Pero es totalmente falso que en una lumbalgia lo mejor que te puede pasar es quedarte en el sofá. El peor enemigo del dolor lumbar es el movimiento. Moverse es salud y el sedentarismo o “estar siempre sentado” es o será enfermedad.

fitballs para trabajar
Houston, tenemos un problema. Muchos trabajos se realizan sentados. ¿Entonces qué hacemos?

Una solución es limitar los periodos de estar sentado con alarmas o avisos que te sugieran (si se puede) levantarte y moverte. Otra solución es usar un Fitball. Un fitball es un balón grande, que la mayoría conoce como balón de pilates.

 

¿Y por qué un fitball? Pues un motivo es para evitar la posición mantenida que provoca la silla. La posición estática de la columna obliga a contracciones prolongadas de musculatura de la postura que a la larga, provoca asfixia en la fibra muscular. El hecho de contraer y relajar un músculo (o sea, movernos) hace que la sangre circule con más facilidad, y con ella mejore el aporte de nutrientes.

También para activar la musculatura que endereza nuestra columna. El hecho de no tener respaldo, obliga al cuerpo a buscar una postura más “barata”, más erguida. Y a la larga mejorar la capacidad de trabajo de ésta.fitballs para prevenir dolores de espalda

Y finalmente porque mentalmente cambiar la silla por un balón nos hace volver a jugar, aunque estemos trabajando.

Un apunte importante es que a la hora de elegir el balón, la cadera quede por encima del nivel de la rodilla, y que esté hinchado a la medida correcta para que no esté, ni demasiado blando, ni demasiado duro.

Como último apunte, decir que, cambiar a un balón no se hace en un día. Como todos los cambios requiere adaptación. Inicialmente el fitball hará trabajar más a la musculatura y puede que genere sensaciones de disconfort en la zona lumbar. Pero una introducción progresiva generará beneficios en la espalda del “currante” a largo plazo.

Por último, os dejamos un breve vídeo de cómo se utiliza el fitball en el trabajo.

¡A trabajar jugando!

Share This